Una revista de humor sin muros

Clásicos

CLASSICS

Una estrecha línea negra

Harold Lloyd

 

Harold Clayton Lloyd (April 20, 1893 – March 8, 1971) was an American actor, comedian, and stunt performer who appeared in many silent comedy films. Lloyd is considered, alongside Charlie Chaplin and Buster Keaton, as one of the most influential film comedians of the silent film era. He made nearly 200 comedy films, both silent and «talkies», between 1914 and 1947. His films frequently contained «thrill sequences» of extended chase scenes and daredevil physical feats.
DosBufones invites you to enjoy an excerpt from Lloyd’s classic Safety Last! (1923).


Harold Lloyd

Harold Clayton Lloyd (20 de abril de 1893 – 8 de marzo de 1971) fue un actor, comediante y doble estadounidense que apareció en muchas películas del cine silente. Lloyd está considerado, junto a Charlie Chaplin y Buster Keaton, como uno de los comediantes más influyentes de la era del cine mudo. Hizo cerca de 200 películas, tanto silentes como habladas entre 1914 y 1947. Sus filmes frecuentemente contenían «secuencias emocionantes» de escenas de persecución prolongadas y hazañas físicas temerarias.
DosBufones te invita a disfrutar de un fragmento de Safety Last! (1923), uno de los clásicos de Lloyd.

Laurel y Hardy (El Gordo y el Flaco)


El Gordo y el Flaco fue el nombre que se le puso en español al dúo cómico Laurel and Hardy, aunque ocasionalmente en español también se les llama «Laurel y Hardy», la traducción literal. Lo formaban los actores Oliver Hardy (el Gordo) y Stan Laurel (el Flaco), estadounidense y británico, respectivamente.
Su carrera como pareja se inició en el cine mudo, en los años 1920 y se prolongó hasta la segunda mitad del siglo XX. Considerados una de las mejores parejas cómicas del cine, consiguieron aunar sus distintos estilos de comedia en una sincronía casi perfecta.
DosBufones presenta en este número Big Business (“El Gran Negocio”, 1929) uno de los cortos más hilarantes de la inmortal pareja. La película, en gran parte sobre el vandalismo de ojo por ojo entre Laurel y Hardy como vendedores de árboles de Navidad y el hombre que los rechaza, fue considerada culturalmente significativa e ingresó en el Registro Nacional de Películas de los Estados Unidos en 1992.
Aquí les dejamos el enlace a una copia excelente de esta divertida comedia.
¡Que la disfruten!

Buster Keaton “El Gran Cara de Piedra”

Buster Keaton (Joseph Francis Keaton, 1895-1966) fue un actor, comediante, director de cine, productor y guionista estadounidense. Conocido principalmente por sus películas mudas, a ellas aportó su marca registrada: la comedia física con una expresión consistentemente estoica e inexpresiva que le valió el apodo de «El Gran Cara de Piedra». El crítico Roger Ebert escribió sobre el «período extraordinario de Keaton de 1920 a 1929» cuando «trabajó sin interrupción» en una serie de películas que lo convirtieron en «el mejor actor-director de la historia del cine». Su carrera decayó más tarde, con la pérdida de su independencia artística cuando fue contratado por Metro-Goldwyn-Mayer, su esposa se divorció y se convirtió en un alcohólico. Pero recuperó en la década de 1940, se volvió a casar y revivió su carrera como uno de los cómicos más influyentes y laureados, hasta el punto de recibir un Oscar Honorario en 1959.
DosBufones se honra en presentar a sus fans una de los filmes imprescindibles de Keaton: Sherlock Jr., de 1924.
Copia y pega este link para acceder a la película:
https://www.youtube.com/watch?v=_QmMHu1mhLE

Una estrecha línea negra

Transcurría el año 1941 y un muy joven Saul Steinberg (rumano de nacimiento) asustado, sucio y desaliñado desembarcaba en la ciudad de Santo Domingo en ruta hacia su más ansiado sueño, trabajar de caricaturista o ilustrador en Estados Unidos. Salir vía marítima de la Italia fascista  tras el establecimiento de las leyes antisemitas  por el gobierno  de Benito Mussolini había sido complicado y el viaje agotador.

Pasaría más de un año enviando sus caricaturas a revistas y periódicos extranjeros hasta que la revista The New Yorker le procurara una visa para entrar a Estados Unidos. Viajó para ya nunca más volver. En esencia, viajó a la eternidad. Se convirtió en un ícono de la caricatura e ilustración; perseguido, consultado y admirado por millones de adeptos al arte de toda la geografía.

Aunque es conocido por su trabajo como ilustrador editorial, Steinberg también expuso en museos y galerías de bellas artes. En 1946, formó parte de la exhibición «Fourteen Americans» en el Museo de Arte Moderno de New York (MOMA) junto a artistas como Arshile Gorky, Isamu Noguchy y Robert Motherwell. También tuvo una retrospectiva de su trabajo en el Whitney Museum of American Art en 1978 y otra de manera póstuma en el Instituto Valenciano de Arte Moderno en 2002.                               

Una estrecha línea negra

Hablar simplemente del dibujo de Steinberg y de sus cualidades como dibujante- observador, o simplemente de sus aportes a la grafica e ilustración moderna es no comprender la humanística y grandeza de este creador inmerso en el tiempo y la profesión que le tocó vivir. Hubo de necesitar grandes dosis de esfuerzo personal, muchos fracasos y caminos truncados para lograr lo que instauró: el estilo Steinberiano.                                                                

En Steinberg el dibujo se transforma en una estrecha línea negra de un lenguaje caligráfico y articulado que está, sin embargo, ausente de un sentido semiótico. Su comunicación de una forma poética y al unísono descarada, trasmite toda la gama costumbrista posible. Notablemente influenciado por los cubistas, denota un dibujo fascinante y carente de aristas complejas. Todo funciona en aras de la comunicación. Así, el hombre de sus ilustraciones que camina por un paisaje deja tras de sí la línea que le da vida y forma a su entorno, o una boca que habla con símbolos caligráficos como reinterpretando poéticamente los inicios de las civilizaciones que lo precedieron.                                                                                          Como diría en su momento el famoso critico de arte Harold Rosenberg en un texto sobre Steinberg: “Los árboles intentan parecerse a los árboles, frecuentemente en vano”.

Recurrió a menudo a una línea nítida y a una apariencia deliberadamente infantil en sus composiciones. Alejado del dibujo virtuoso y académico, prefirió centrar su interés en alcanzar una depuración formal que redujese la imagen a sus trazos esenciales. Exploró también las posibilidades del collage, la tipografía y el color para encontrar un modo de expresión propio.

Sus viñetas no eran –como él mismo subrayaba- más que ‘una manera de reflexionar sobre el papel’.Y de hacer reflexionar a quien las ve.                                          

Steinberg se coló por la puerta trasera en el terreno acotado para los grandes creadores. Pero tal vez una de sus principales contribuciones al mundo de la creación y el arte haya sido el de elevar un género bastardo, el humorístico, al sacro recinto de los museos.                                                                                                                                                 

El dibujante rumano-norteamericano Saul Steinberg quien llevó a la caricatura a ser considerada como una de las bellas artes, murió el 13 de mayo de 1999, en la ciudad que lo adoptó, Nueva York.

LES LUTIERS

Les Luthiers es un grupo argentino musical-humorístico, muy popular en su país y en otros hispanohablantes. El conjunto utiliza la música como un elemento fundamental de sus actuaciones, frecuentemente incorporando instrumentos informales creados a partir de materiales de la vida cotidiana. De esta característica proviene su nombre, luthier, palabra del idioma francés que designa al creador, ajustador y encargado de la reparación de instrumentos musicales de cuerda.

El grupo surgió en 1967, en la ciudad de Buenos Aires, durante un periodo de gran auge de los coros universitarios en Argentina, con algunos miembros del coro clásico universitario I Musicisti.

Han recibido numerosos premios a lo largo de su carrera, entre ellos el premio Grammy Latino especial a la Excelencia Musical y la Orden de Isabel la Católica por su trayectoria. Han sido declarados ciudadanos ilustres de Buenos Aires y visitantes ilustres de muchas ciudades de Hispanoamérica. En 2012 el Reino de España les concedió la ciudadanía española por carta de naturaleza, una concesión especial a personas de particulares méritos. En 2017 ganaron el Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades coincidiendo con sus 50 años de carrera.

Información tomada de Wikipedia en español

Varios de los integrantes de DosBufones recibimos la influencia artística de Les Luthiers en los inicios de nuestras respectivas carreras humorísticas. Los argentinos fueron nuestros ídolos. De hecho, todavía hoy somos grandes admiradores de su obra. No es casual entonces que los hayamos incluido en los Clásicos con este número, Entreteniciencia Familiar. Que lo disfruten, sobre todo aquellos para quienes Les Luthiers es un fenómeno nuevo.

Haz clic en el link the abajo:

https://www.youtube.com/watch?v=_zMaiozcQhE

 

THE KID

La historia del humorismo de los siglos 20 y 21, ha estado indisolublemente ligada a la aparición y desarrollo del arte e industria cinematográficos. Desde los inicios del cine el humor escénico adquirió una nueva dimensión que revolucionó la manera de apreciarlo.

Los filmes humorísticos, o comedias, están diseñados para hacer que el público se ría, o al menos sonría. En muchos casos recurren a la exageración o distorsión de la realidad como forma de lograr el efecto humorístico. Las películas en este estilo generalmente tienen un final feliz, con la posible excepción de las que hacen uso del humor negro como forma de expresión o las que contienen comentarios políticos o sociales.  

No es casual que muchas de las primeras películas silentes fueran comedias, ya que las situaciones disparatadas, o slapstick, se basan en representaciones visuales, en las que el diálogo no es imprescindible. Cuando las películas sonoras hicieron su aparición a fines de la década de 1920 las comedias dieron otro giro, pues la risa podría resultar no sólo de la payasada física, sino también del diálogo. A esto se unió el desarrollo vertiginoso del cine de animación, que introdujo una forma novedosa de disfrutar el humor, tanto para niños como para adultos.

En los últimos años, con el advenimiento de la era digital y la enorme profusión de videos en la internet, estamos asistiendo a otra revolución en el humor, una en la que a su apreciación y disfrute se unen a la posibilidad para cualquier persona de colocar material humorístico de mayor o menor calidad online. Como siempre ocurre en el arte, el tiempo dirá qué trasciende y qué queda en el olvido.

DosBufones, como publicación digital, abre al público un necesario canal de apreciación y disfrute de lo mejor del humor escénico mundial en film o video.  Hemos querido llamarlo simplemente Los Clásicos y nos proponemos actualizarlo periódicamente.

Nada mejor para empezar, pues, que un filme de uno de los gigantes de la comedia universal: Charles Chaplin. Aquí les dejamos al gran Charlie en The Kid (1921).

https://www.youtube.com/watch?v=fPZkgcMMME0

 

 

Esta es una publicacion de DosBufones LLC. Todos los derechos reservados